martes, 3 de mayo de 2011

¡¡VAMOS DRAGÓN!! Clasificó con atributos que alimentan la ilusión

El sol del mediodía hizo más bello el festejo, este lunes, del Dragón. (Foto Diego Izquierdo)
La promesa se transformó en realidad. Kimberley, con un planteo inteligente, mucha contundencia y pinceladas de buen fútbol, venció ayer a El Fortín de Olavarría por 2-0 en el partido de vuelta (2-1 en la ida) correspondiente a los cuartos de final y sigue a paso cada vez más firme en el torneo Argentino C.

El “Dragón” en cada instancia que supera adquiere mayores conocimientos y una madurez como equipo que le permite soñar, ilusionarse con un ascenso. Ya está en semifinales, instancia a la cual arriba como un equipo completo. Y ayer hubo una muestra de todo eso, frente a un rival de mucho oficio y jerarquía.

Kimberley, como de costumbre y fiel a su estilo de juego asociado, fue dominador en el primer tiempo y se fue al descanso en ventaja. Y en el complemento aparecieron factores fundamentales para imponerse. Es que El Fortín salió a jugarse el todo por el todo (estaba 1-3 en el global), pero los marplatenses fueron inquebrantables en materia defensiva; con el correr de los minutos, El Fortín perdió la paciencia e instaló un juego agresivo, del que el local no se hizo eco.

Y el sacrificio brilló en su máxima expresión antes del cuarto de hora de ese período, tras la expulsión de Castagnino por el penal cometido, el cual Morata logró contener y ante la adversidad, el equipo de García se fortaleció, no arriesgó demasiado, defendió la ventaja y la estiró en un momento clave, para dar el golpe de gracia, finalizar sin sobresaltos y festejar el pasaje a la semifinal.

El inicio del juego mostró una postura dominante del local, a pesar de que hubo mucho roce en el mediocampo y cierta paridad en la disputa. Murno y Servera comenzaron a trabajar en la recuperación y dejaron el juego en los pies de Zamorano, quien se encargó de la creación. El “Gallego” desbordó a los 12´ por derecha y sirvió el centro para un solitario Parra, quien intentó rematar de primera, pero no tuvo justeza al impactar. Minutos después, Seres inquietó con un tiro libre, sin embargo la intensidad en los avances fue decayendo. Por ello, El Fortín tuvo un lapso en el que jugó en campo rival, pero no gravitó en absoluto; sólo un centro de Sandes que se cerró demasiado complicó a Morata.

Kimberley, tras ello, se recompuso y apareció Giuntini. El ex Alvarado asistió a Seres que perdió el gol de manera increíble y sobre los 42´, luego de combinar con Murno, Giuntini habilitó a Parra, quien dentro del área se acomodó y marcó el 1-0.

En el segundo tiempo, El Fortín intentó ser más agresivo, ubicó más hombres en ofensiva y con el ingreso de Volonté encontró mayores variantes. Y en la única acción colectiva, llevada a cabo por el recién ingresado, tuvo la gran chance de ponerse a tiro en la serie. Fue a los 12´ con una pared por derecha y posterior centro que encontró a Cañete en franca posición de gol, pero fue derribado por Castagnino, quien recibió la segunda amonestación y consecuente tarjeta roja. Un hombre menos y penal en contra. Parecía complicarse el panorama, pero Morata dejó todo igual al contener el disparo del propio Cañete.

De ahí en adelante, los riesgos que tomó El Fortín se acrecentaron ante la impaciencia, la desesperación, producto del resultado, su propia impericia y el cerrojo defensivo que le impuso un Kimberley cauto, expectante, sin entrar en el juego brusco que propuso el rival. Y lo que esperaba era un contraataque para finiquitar la historia. Gracias a la buena labor de sus volantes en la recuperación y la potencia y habilidad de Parra y Zamorano, tuvo chances hasta en inferioridad numérica, la cual se terminó sobre la media hora con la expulsión de Sandes. Y como si fuera poco, enseguida llegó el segundo tanto de Parra, luego de un buen pase de Cardellino.

El desconcierto y desesperación de la visita, se evidenciaron con una nueva expulsión, la que terminó por sepultar sus aspiraciones.

Los 10 minutos finales fueron exclusivamente de Kimberley, que pudo lograr la clasificación por un resultado más abultado y ahora sueña con mayores fundamentos al dejar en el camino a un serio candidato al ascenso.

Por Germán Ronchi
gronchi@diarioelatlantico.com
Gentileza Diario El Atlántico.