sábado, 19 de febrero de 2011

“No tener goles en contra es extraordinario”

Gabutti, el estandarte de la sólida defensa de Kimberley

Mucho se habla de la línea de tres. Algunos la critican, otros la defienden, genera debates y parece un tema de nunca acabar. Pero para el esquema de Damián García es una de sus mayores virtudes, que le posibilitó a Kimberley irse de las primeras tres fechas sin goles en contra

Y puede ser virtud propia y defecto del rival al mismo tiempo, no saber cómo entrarle a la dura defensa del “Dragón”. Los números mandan y hasta el momento es impecable el trabajo de la última línea, ayudado por la presión del mediocampo y la solidez de su arquero. Y uno de los referentes dentro de la cancha es Carlos Gabutti, que lo entiende igual.
Pero la clasificación también se hizo presente mucho antes de lo que se suponía. “Que lo estemos en tres fechas no es poca cosa, nos hace estar muy tranquilos. El empate nos sirvió, pero queríamos ser demoledores y ganar”, le confió a El Atlántico.
El capitán también analizó el valioso punto y manifestó que “fue un partido medio chato. En la semana habíamos hablado que se podía presentar así. Cuando Damián nos dice algo nunca le erra. Talleres vino a hacer su juego pero Kimberley siempre complicó. Si bien el viento en contra no nos jugó a favor en el primer tiempo, nunca renunciamos a la idea de ir hacia el arco de Gatti. Recién cuando nos abrimos un poco en el final el rival llegó con peligro a nuestro arco. En síntesis, la igualdad fue justa. Pero esto es fútbol y nos podían haber ganado a lo último. Por eso mismo uno siempre recalca que tiene que estar los 90 minutos concentrado”.

-¿Los complicó el planteo de Mendoza?

-Es que en realidad no demostramos lo que veníamos haciendo y eso posibilitó que no fuéramos tan consistentes en cada ataque. Pero también hay que tener en cuenta que ellos son muy duros y ásperos atrás, con jugadores muy rápidos y que se paran muy bien defensivamente.

-¿Defensivamente están mejor de lo que creían?

-No tener goles en contra hasta el momento es extraordinario. Significa que estamos haciendo muy bien las cosas. Estamos jugando con una línea de tres donde arriesgan hasta los sttopers.

-¿Qué hay por corregir?

-Tenemos que tener un poco más la pelota. En los anteriores dos encuentros tuvimos la posesión y fue terrible en los últimos metros. Talleres nos impacientó, no nos dejó jugar libre.

-¿El equipo se ilusiona con la próxima etapa?

-A uno se le cruza la siguiente instancia y se entusiasma. Pero ahora debemos tener en cuenta el viaje a Necochea para enfrentar a Rivadavia. Vamos a jugar de noche y la mayoría de nosotros no estamos acostumbrados. Habrá que ir con la cabeza fría.

Por Maximiliano Ibáñez
Gentileza Diario El Atlantico