lunes, 29 de noviembre de 2010

Asi lo vio El Atlantico...No importa: AL VERDE LO AMAMOS EN LAS BUENAS Y LAS MALAS. A PENSAR EN EL T.D.I :0)

Apoyado en el eje de su estructura, Independiente se sacó de encima a Kimberley en un partido complicado y se metió en la definición del Clausura. Un jugador por línea y el sacrificio del resto, fueron lo mejor que tuvo el “Rojo” de Daniel Di Fonso. Galería de imágenes



Tuvo lo que hay que tener en una instancia decisiva. En un partido donde el que gana sigue y el que pierde se va de vacaciones, Independiente mostró más carácter. Recibió un golpe, contestó rápido, más tarde pegó otro y luego “bancó” la parada. Derrotó 2 a 1 a Kimberley en un partido de trámite equilibrado y se metió en la final del Clausura. El “Rojo” de Di Fonso, después de mucho tiempo, podrá gritar campeón. Sólo le falta ganar un partido.


Juan Galli había puesto al “Dragón” arriba, pero un minuto más tarde, él emparejó el marcador con un gol en contra, todo en el primer tiempo. En el inicio del segundo, Martínez puso la ventaja decisiva y después Independiente aguantó. Aunque tuvo un hombre más durante media hora, Kimberley lo arrinconó en busca del empate, pero el ganador resistió con Mujica, Formaggioni, Diego Ortiz y Pocatino como estandartes.


Arrancó con ritmo el partido. Independiente quiso tenerla mientras que Kimberley procuró pasar rápido al ataque. Pero ninguno pudo afianzar su idea. De todas maneras, pasando los 20´ fue el “Rojo” el que generó dos chances claras. En la primera, combinaron Pocatino y Dierckx por izquierda y tras un taco, la pelota le quedó a Martínez, quien definió afuera, cerquita, de primera con su pierna menos hábil. En la siguiente, llegó el centro del volante por izquierda, chocaron Dierckx y Espinosa arriba y el gol le quedó “servidito” a Diego Ortiz; pero el ex Alvarado abrió el pie y la tiró por arriba. Increíble.


Como la “batalla” en el medio estaba parejita; Independiente comenzó a dominar el trámite porque sus “tanques” de adelante le ganaban el duelo a los marcadores. Del otro lado, los encargados de lastimar en el equipo de García, no aparecieron.


De todas maneras, fue Kimberley el que se puso en ventaja a los 30´. Trepó Domínguez por izquierda y quiso tirar el centro pero lo interceptaron. El rebote derivó en Kevin Vicente, quien dentro del área, sobre la línea final y de espaldas, alcanzó a volver a meterla en zona de riesgo y Galli, defensor con olfato de goleador, anticipó de cabeza a todos y puso el 1 a 0. La ventaja, le duró poco al “Dragón” de Damián García. Porque un minuto más tarde, Galli, incómodo y luchando con un rival, no pudo despejar un córner y puso, en contra, el empate. El “Rojo”, que no había “ligado” en las anteriores, encontró algo de fortuna y le sacó el mayor provecho.


Independiente era un poco más, pero se vio en desventaja y luego encontró la igualdad muy rápido. Fue el golpe anímico que necesitó para afirmar su ilusión y su idea. Y a los 37´ casi encuentra el segundo. Pocatino se llevó a pura potencia la pelota por derecha ganándole a Domínguez y definió cruzado, cerca del palo de Espinosa.


En el segundo tiempo, el equipo de Di Fonso llegó rápidamente a posición de gol, dejando en claro que ya estaba convencido de ir a buscar. Primero, a los 2´ Diego Ortiz le puso un pase muy preciso a Martínez por izquierda, pero el volante necesitó un tiempo más en el control y Espinosa ganó abajo. A los 4´, “Luchi” tuvo su revancha. La jugada se armó por derecha y terminó en el medio. Llegó el centro de Pocatino, no hubo coordinación entre el arquero y la defensa y la pelota le quedó servida a Martínez, quien sin oposición tocó al gol para poner el 2 a 1. La ventaja, casi le dura poco porque un minuto más tarde, Vicente estuvo cerca de igualar. Se la llevó, quedó mano a mano, pero demoró en sacar el remate de zurda, dándole tiempo a Formaggioni de llegar y obligarlo a tirarla por arriba. Del otro lado, a los 7´, el palo salvó al “Dragón”. Martínez metió un pase largo para Pocatino, Domínguez no pudo despejar de cabeza y el ex delantero de Quilmes y Aldosivi, remató de primera, fuerte, direccionado, derecho al poste derecho. Tremendo.


Después, Independiente se quedó. Seres ingresó bien al partido y aunque Kimberley sufrió la expulsión de Fortete, fue a buscar con uno menos. El “Pipa” la pidió y comenzó a exigir por todo el frente de ataque. Primero remató de zurda y Mujica contuvo en dos tiempos; luego tiró un centro, Parra se llevó la pelota por delante, y entonces el tiro le salió débil. A los 26´, el “Pipi” definió pero Formaggioni amortiguó el remate y controló el arquero. Y un minuto más tarde, Espinosa, inseguro durante todo el partido en las salidas, se equivocó y casi convierte Pocatino. De todas maneras, a los 30´ se rectificó, volando hacia atrás para desviar un potente remate de Lastra, que se complicó cuando la pelota picó en el césped mojado.


Tras esos minutos de vértigo, el partido perdió emoción hasta los instantes finales. Si bien Kimberley intentó, Independiente se cuidó, con el sacrificio de todos en función del equipo y del triunfo. Mujica estuvo seguro, Formaggioni sacó todo, Ortiz fue lateral derecho y quitó y adelante, Pocatino las aguantó casi todas. Martínez, Ferrás Díaz y el resto, metieron mucho y aportaron despliegue. De todas maneras, el “Rojo” tuvo que sufrir hasta el final, pero el “1” calmó a todos, poniéndole las manos a tres tiros libres de Seres. El primero, a los 43´, lo embolsó; el segundo, a los 48 y medio, lo tiró por arriba, volando, cuando parecía que se le metía en el ángulo derecho. Y el tercero, también lo dominó fácil cuando Kimberley había mandado a su arquero a buscar el milagro.


Pitazo final de Karcher y delirio “Rojo”. Independiente reaccionó a tiempo, encontró la ventaja y luego la controló aunque sufrió. Todos sumaron para el objetivo y pusieron una cuota extra de carácter para suplir las falencias en el juego y celebrar con todo el pasaje a la final.






Por Bernardo Rolón


brolon@diarioelatlantico.com